Categorías
Aislar Calefacción Ventanas

Aislar las ventanas de cristal del frío de una forma sencilla

En estos días de frío, si tienes ventanas (ya sean de aluminio, de madera o metálicas) con cristal normal o simple, habrás podido comprobar que el cristal está tan frío como el exterior, lo que supone una pérdida de calor importante, con el consiguiente aumento de gasto de calefacción, y por tanto vaciando tu bolsillo de forma sustancial.

Si no puedes o no quieres hacer una inversión importante y cambiar las ventanas por unas con rotura de puente térmico, aquí te traemos una solución sencilla y barata: las láminas de plástico para aislar ventanas.

En muchos sitios se propone el uso de plástico de burbujas para asilar los cristales, que sin duda es algo efectivo, pero estéticamente no es muy agradable de ver. Con estas láminas de plástico, lo que se consigue es crear una cámara de aire entre el cristal y la lámina, de forma que se aísla la parte interior de la exterior, y además el plástico tiene una permisividad mucho más baja que el cristal, lo que significa que aísla mucho más.

No obstante, como te indicamos, el plástico de burbujas también es un aislante efectivo para este caso, permitiendo un aislamiento sencillo en ventanas de todo tipo. Puedes usarlo en ventanas donde la estética no sea importante, o bien en cristales donde el uso continuado vaya a suponer un problema de rotura de las láminas de plástico (por ejemplo, una puerta de paso a una galería). Si te decantas por esta opción, te dejamos los dos productos que mejor se adaptan a esta solución:

Respecto a las láminas aislantes, las puedes en grandes superficies, centros de bricolaje y en tiendas online. Las hay de distintas marcas y precios, desde las más prestigiosas de 3M
a marcas conocidas en burletes y otros accesorios para aislar puertas y ventanas, como Tesa, pero nosotros te recomendamos la lámina que hemos probado, y que nos ha dado unos resultados excelentes: la lámina Stormguard.

Esta lámina presenta una relación calidad/cantidad/precio muy satisfactoria (por poco más de 20 euros, 12 metros cuadrados de lámina con cinta de doble cara para su instalación).

Aquí te dejamos un vídeo (en inglés) de una señora demostrando lo fácil que es instalar este mismo producto:

Como ves, la instalación es muy sencilla, y los resultados que se consiguen son bastante buenos, y sobre todo se nota en que la estancia donde lo utilices se calentará antes y no se notará tanto la entrada de frío (en nuestro caso, lo hemos probado en una cristalera que ocupa una pared entera).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *